SEMILLAS DE AMAPOLA POPPY ICELANDIC 10s

$4.990

La «Amapola islandica», también conocida como amapola islandesa, nórdica o ártica (Papaver nudicaule), es una planta perenne de gran belleza originaria de las regiones árticas y subárticas de Islandia, Groenlandia, América del Norte y Eurasia. Su singularidad radica en su roseta basal de hojas lanceoladas de tonos verdes plateados que contrastan con el tallo delgado que emerge, alcanzando alturas de hasta 30-60 cm.

Sin duda, lo más llamativo de la amapola islandesa son sus flores vibrantes y variopintas que adornan su tallo. Sus pétalos, que pueden ser blancos, amarillos, naranjas, rosas o rojos, crean una apariencia delicada similar a las amapolas tradicionales. Aunque puede sobrevivir en climas fríos, esta planta también demuestra ser resistente y adaptable en diversas condiciones climáticas.

De ciclo vital perenne, aunque en algunos lugares puede comportarse como bienal, la amapola islandesa florece con hermosura en el segundo año de su ciclo. Para su cuidado, prefiere suelos bien drenados y la exposición a la luz solar parcial o completa. Esta versatilidad ha hecho que sea apreciada tanto en jardinería como en paisajismo.

No solo una maravilla para la vista, esta planta ha sido reconocida en algunas culturas por sus potenciales propiedades medicinales. Aunque es importante enfatizar que cualquier uso medicinal debe ser asesorado por profesionales, esta amapola encapsula en su esencia la combinación única de la resistencia de las tierras frías y la delicadeza de sus flores, convirtiéndola en un tesoro botánico admirado en todo el mundo.

Agotado

Descripción

Descripción

SOBRE CON 10 O MAS SEMILLAS SELECCIONADAS

Siembra y Cuidado de la Amapola Islándica:

  1. Selección de ubicación:
    Escoge un lugar con exposición a luz solar parcial a completa, evitando áreas con sombra total.
    Asegúrate de que el suelo tenga buen drenaje para prevenir el encharcamiento.
  2. Preparación del suelo:
    Afloja el suelo con un rastrillo, eliminando piedras y malezas.
    Enriquece el suelo con compost para mejorar su fertilidad y estructura.
  3. Siembra:
    Siembra las semillas en primavera u otoño, durante épocas más frescas.
    Espacia las semillas a unos 15 a 20 cm para permitir el crecimiento adecuado.
  4. Profundidad de siembra:
    Coloca las semillas a una profundidad de aproximadamente 1 cm en el suelo.
    Cubre ligeramente las semillas con tierra suelta.
  5. Temperatura de germinación:
    La amapola islandesa prefiere temperaturas frescas para la germinación.
    La temperatura óptima para la germinación es de 15 a 18°C.
    Siembra en primavera u otoño para aprovechar estas condiciones.
  6. Cantidad de semillas a plantar:
    Siembra varias semillas juntas para aumentar la tasa de germinación.
    Planta alrededor de 2 semillas en cada área designada.
  7. Riego:
    Riega suavemente después de sembrar para mantener el suelo húmedo.
    Durante la germinación, mantén el sustrato ligeramente húmedo.
  8. Cuidado posterior:
    Cuando las plántulas crezcan, adelgaza si es necesario, dejando las más vigorosas.
    Fertiliza moderadamente con un fertilizante de liberación lenta.
  9. Protección y mantenimiento:
    Protege las plántulas jóvenes de heladas si las siembras en otoño.
    Mantén el área libre de malezas para evitar la competencia por nutrientes y luz.
  10. Floración y cuidado a largo plazo:
    Disfruta de todas sus flores ya en el segundo año.
    Riega regularmente durante la temporada de crecimiento.
    Retira flores marchitas para fomentar nuevas floraciones.
  11. Recolección de semillas:
    Si deseas recolectar semillas, permite que algunas flores se sequen en la planta y recolecta cuando estén maduras.
  12. Cosecha y uso:
    Investiga antes de usar la planta con fines medicinales y consulta con profesionales.