SEMILLA DE PITAHAYA – FRUTO DEL DRAGON 20s

$4.990

La pitahaya o fruta dragón (Dragon fruit) es una fruta exótica de color intenso, rojo oscuro, rosa o amarillo, con un interior que puede ser de color blanco o rosa, en función de la variedad de cactus de la que sea recogida. Su sabor es extremadamente dulce y con un toque que recuerda al kiwi o la papaya, e incluso a la palta. Otra de las peculiaridades de esta fruta dragón es que su período de floración dura una noche, tiempo en el que poliniza y crece el fruto.

Las flores emiten un olor muy agradable que puede ser percibido fácilmente allí dónde crezca la planta pero que, sin embargo, nada más ser cortada pierde de golpe el perfume.

Algunas propiedades de la fruta dragón

Compuesta principalmente de agua, la pitahaya contiene importantes minerales como hierro, calcio y fósforo, así como infinidad de vitaminas (vitaminas B1, B2, B3 y C) perfectas para mantener nuestro organismo sano. De hecho, está especialmente indicada para las personas que sufren de elevado colesterol y para aquellas que están preocupadas por fortalecer su sistema inmunológico.

  • Esta fruta es conocida por su efecto antiinflamatorio, además es un excelente antioxidante gracias a los 8 g de vitamina C que contiene.
  • Mejora el transito intestinal.
  • Otro de los beneficios de la pitaya es el retraso del envejecimiento celular, debido a que estimula la producción de colágeno.
  • También refuerza el sistema inmunitario del cuerpo y estimula el desarrollo de los glóbulos y plaquetas.
  • La pitaya también es un excelente diurético, lo que ayuda en la prevención de cálculos renales.
  • Nivela el azúcar en la sangre, así que es un excelente alimento para aquellas personas que padecen diabetes o hipoglucemia.
  • También es ideal para los niños por su contenido de minerales como el calcio y el hierro. Ayuda a fortalecer huesos y dientes.

 

17 disponibles

Categoría:
Descripción

Descripción

Sobre con 20 semillas seleccionadas.

Cómo sembrar Pitahaya

Para sembrar las semillas de pitahaya es necesario, primero, hacerlas germinar. Este proceso es sencillo, pero conlleva un aproximado de 20 días hasta que las semillas desarrollen su primer brote de raíz.

  • Mete las semillas de pitahaya en vaso con agua por 2 días, con el fin de hidratarlas.
  • Sácalas del vaso con agua.
  • Toma un trozo de papel de aluminio, de unos 30 cm de ancho y largo, y una servilleta. Ponla sobre el papel de aluminio y humedécela.
  • Coloca las semillas de pitaya sobre la servilleta y dóblala para cubrir totalmente las semillas de lado a lado.
  • Envuelve la servilleta con el papel de aluminio.
  • Lleva tu sistema de germinación casero a un lugar donde no le dé luz solar directa.
  • Recuerda humedecer la servilleta cada 5 días por 20 días hasta que las semillas broten su primera raíz.
  • Una vez que las raíces tengan, por lo menos, 1,5 cm de largo, puedes proceder a plantarlas en un semillero.

Cultiva al aire libre en un clima subtropical o siémbrala en un invernadero. Puede tomar un tiempo más prolongado para comenzar a producir, pero cuando lo haga será muy productivo. Una planta de pitahaya produce entre tres y cuatro frutos en los primeros 2 años y entre el quinto y sexto año la producción se estabiliza hasta producir 50 frutos por planta.

Las plantas necesitan poca agua y también producen hermosas flores. Recordar que esta planta no tolera heladas.

La temperatura óptima para el desarrollo de la planta oscila en torno a 16-25ºC, no tolerando las bajas temperaturas

Esta planta necesita mucha luz solar, así que a menos que vivas en una zona donde el sol sea excepcionalmente fuerte, plántala donde mayor cantidad de luz reciba a lo largo de todo el día.

El consumo de agua por planta y semana es de 16 litros en verano y 8 litros en invierno. Se recomienda aplicar en cada riego al menos 1litro/gotero (un riego semanal en invierno, dos en primavera y otoño y tres riegos semanales en verano).

Instrucciones para el cuidado:

– Plantación: La plantación de pitahaya, previamente enraizada, se lleva a cabo al inicio del invierno. Por el contrario, si se realiza durante la estación seca, se debe dar un riego abundante tanto antes de la siembra y como después de la misma, así como incorporar materia orgánica (hojarasca, aserrín, etc.)

El cactus crecerá a lo largo, se recomienda podar o entutorar. No le gusta mucho el agua, aunque se puede regar bien en verano, saturar la tierra, esperar a que la tierra esté completamente seca hasta el próximo riego. Este período de húmedo y seco inducirá la floración. La mayoría de las variedades florecen de noche, así que polinice a mano las plantas de interior.